Según el Centro Criptográfico Nacional, durante el año pasado se registraron 33.000 ciberataques ya que en la mayoría de los casos las empresas no están preparadas para afrontar estas situaciones.

No existe un sector concreto al que pertenezcan todas las empresas que puedan ser vulnerables o no estén preparadas para afrontar un ciberataque, esto afecta a diversas áreas como: energía, agua, transporte, industria… En el 75% de las empresas el nivel de vulnerabilidad es alto o muy alto.

En el sector industrial, uno de los principales problemas es que se da prioridad a mantener ciertos dispositivos y maquinaria, que afectan directamente a la producción, en funcionamiento. Por eso se retrasa al máximo posible cualquier implantación que pueda suponer una parada de estas máquinas o procesos.

Este tipo de empresas están expuestas a ataques como ransomware o spear phishing, una de las causas más habituales es el uso de una infraestructura informática obsoleta y además, no separa el sistema de producción de los sistemas de IT.

En los últimos años las empresas han comenzado a concienciarse cada vez más de la importancia de la ciberseguridad, formando a sus empleados, estableciendo protocolos de ciberseguridad en caso de ataque, implantando sistemas de detección de intrusiones o seguridad perimetral.

¿Necesitas ayuda con tu proyecto de ciberseguridad? ¡Contacta con nosotros!