Internet evoluciona rápidamente haciendo que cualquier dispositivo se pueda conectar a internet, dando paso al IoT (internet de las cosas). El IoT se basa en todas las aplicaciones y posibilidades que nos proporciona los dispositivos cotidianos como los móviles, la televisión, la nevera, etc…, tanto para mejorar la vida de las personas como los entornos empresariales.

 

Con esta conectividad de los dispositivos IoT, surge la necesidad de asegurar esa conexión y por tanto securizar el dispositivo, pero esta tarea no es fácil, ya que la gran mayoría de los dispositivos IoT no están fabricados y desarrollados pensando en eso; LA SEGURIDAD. Estos dispositivos son muy diferentes entre sí y por tanto la seguridad depende del modelo y tipo. Una bombilla inteligente o una Smart TV, serán de fabricantes diferentes y tendrán su propio sistema operativo para su gestión.

 

¿Que hacer para proteger los dispositivos IoT?

Para proteger estos dispositivos IoT, según los fabricantes, hay que seguir 5 pasos:

1. Cambiar las contraseñas predeterminadas y ajustar la configuración.

2. Desactivar o deshabilitar cualquier función que no se necesite.

3. Utilizar únicamente aplicaciones legítimas de proveedores válidos.

4. Actualizar el firmware y las aplicaciones del dispositivo para que éste esté protegido contra vulnerabilidades de seguridad conocidas.

5. Revisar los permisos que requieren y limitar el acceso otorgado a estas apps.

 

Si tienes dudas con tus dispositivos IoT, ¡consúltanos!